Al borde del mar infinito, se yergue escondido en el tiempo, un castillo, construido con ideas ingenuas que ocultan secretos que a pocos interesan.

Tras cortinas vaporosas y viejos muros, se halla siempre abierta su puerta esquiva. Dentro, algunos encontrareis consuelo; otros sin embargo solo una ilusión ajena que os hará perder un valioso tiempo entre sus vacíos corredores.

domingo, 3 de enero de 2010

SOLOMON KANE


(Aviso, hay algún Spoiler por ahí)

He de decir que no he leído las extrañas aventuras de Solomon Kane, pero gracias al Sr. Wolfsville, mi erudito cofrade en cuestiones pulperas, se de buena tinta que el material del Sr Howard merecía un estreno fílmico de mayor envergadura que la reciente obra del director Michael J. Bassett.

Es posible, que tras ver la entrevista que Kike de PODER FRIKI realizó al mismísimo Bassett, mis expectativas al ver su apasionado elogio de los logros de Howard en la literatura, crecieran de forma desmesurada. Veréis, no es que me parezca una porquería la película, en realidad se deja ver. Pero me sentí decepcionado.

¿A que esta guapo el cartel? El Sr Purefefoy ha dicho que "Entrenaba todo el día con un antiguo miembro de las fuerzas especiales de Rumanía. A las cinco de la mañana me despertaba con una patada y por la noche me daba una galleta como premio y caía muerto en la cama. Fueron cuatro meses infernales. El director quería a un luchador alto y delgado, casi como un lobo"

Esperaba algo diferente. Me gustó el comienzo, la atmosfera, los efectos especiales, los combates, la música y sobretodo, el protagonista; que hace al personaje cercano aun cuando su evolución y comportamientos son un constante sinsentido.

Ya desde el principio, vemos un radical cambio en Kane. De cabronazo que se identifica con el demonio, pasa a ser un hombre de paz en busca de redención por haberse asustado de la amenaza de un ente demoniaco, que molaba mucho, todo hay que decirlo. Luego, decidirá combatir al mal, pero después llorará en la taberna por una damisela en apuros presuntamente tiesa y acabará matando a su padre, al que odiaba antes, y luego se cargará a su hermano cara-cuero, que si antes era un cabronazo, ahora le tiene lástima a pesar de que es aun más capullo y combate al lado de un hechicero misterioso que apenas tenemos el gusto de conocer, pero que gracias a su apresurada muerte, obtendrá la redención.

Solomon Kane preparado para rebanar gaznates.

En general, la historia progresa de forma algo lenta y con unas escenas que a veces parecen relatos cortos intercalados, como la del cura y sus feligreses demoniacos. No niego el mérito que tiene adaptar un personaje como Solomon con tan poco dinero como ha conseguido el director, pero aparte de que el filme es errático, simplón y a veces da la sensación de tener poca personalidad, carece de los momentos épicos por los que recuerdo a los relatos de Conan. Los sucesos ocurren sin que le importen a uno mucho, y lo peor de todo, cuando esperaba un duelo cañero con el demonio-Balrog-Final Boss; este desaparece en cinco segundos. No creo que fuese problema del metraje, porque la película es bastante corta en sí. Debe ser por motivos de presupuesto o tal vez, para justificar la frase del padre de la guayaba, que prometía la redención del alma de Kane, a pesar de que uno se pregunte con que autoridad puede prometer eso el viejuno malherido. Aquí te redime cualquiera que te encuentres por el campo.

Sea como fuere, espero de todas maneras que el director recaude lo suficiente y aprenda de sus fallos para hacer algo digno en un futuro. Ya que ha terminado su Salomon Begins de los veinte duros, quizá en la próxima entrega de la trilogía que tiene preparada, podamos ver una adaptación más fiel a las historias de Howard que quisiera, aunque creo que no podré, leer pronto.



Aquí os dejo el trailer, que cuenta el 80% de la película, pero que deja un buen sabor de boca.

3 comentarios:

Kike dijo...

Hombre, has sido muy duro con la peli pero, en general, estoy de acuerdo en todo.

Wolfville dijo...

Saludos a todos los estimados cofrades y logía en general al completo, mayormente.

En efecto, el personaje se parece al de Howard en el físico y en la mala ostia, porque lo que es el rollo espiritual-festivo lo han exagerado hasta la náusea. Y la redención lamentable, y la llorera por la presunta, absurda y el cameo del balrog final... Probablemente al ver tanto orco calvo, el bicho se equívoco de película y se coló en los últimos minutos. Menos mal que se dió cuenta pronto del error y salió por patas a las primeras de cambio.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

a mi me encanta el libro y la pelicula el robert es un fiera!